Los vizslas son más comunicativos que otras razas de perros. Cada vez que los vizslas se excitan, se sienten nerviosos o sienten que se acerca algún peligro inusual, pueden empezar a gemir para comunicárselo a sus dueños.

Si te preguntas cómo conseguir que un vizsla deje de gemir, es mejor saber qué puede estar causando esta conducta.

Razones por las que su vizla lloriquea

Cuando los vizslas lloriquean pueden hacerlo por diversas razones. Estas pueden ser tan comunes como buscar la atención de los propietarios a una condición médica subyacente que está causando molestias.

Si su vizslas lloriquea debido a razones naturales, entonces no hay mucho de qué preocuparse. Pero en el caso de razones más graves, tendrá que tomar medidas rápidas ya que la demora puede perjudicar a su mascota. Estas son algunas de las posibles causas:

Necesitan comunicarse con sus dueños

Los vizslas suelen quejarse cuando tienen que comunicar algo urgente a su dueño. Por ejemplo, cuando se sienten hambrientos y el dueño no está cerca, pueden quejarse en voz alta para recordar al dueño que los alimente. Del mismo modo, pueden quejarse gimiendo cuando quieren salir a hacer sus necesidades.

Estas causas no requieren ninguna acción inmediata. Puede identificar si su mascota está gimiendo para comunicarse si ve que utiliza sus patas para darle un codazo o que mueve la cola. A veces también pueden hacer un ruido que suena como un corto estornudo mientras lloriquean para llamar la atención.

Quieren demostrar que hay algo nuevo a su alrededor.

Al igual que a la mayoría de los humanos les gusta ceñirse a una rutina cómoda, también lo hacen los vizslas. Tienden a quejarse cuando ven o sienten algo inusual a lo que no están acostumbrados. Por ejemplo, cuando está jugando con otro perro o ven una nueva mascota en la casa de repente puede empezar a gemir en voz alta.

Usted puede identificar si está lloriqueando porque se siente incómodo debido a algo inusual al notar sus expresiones faciales y su lenguaje corporal. Tendrá los ojos muy abiertos y una postura tensa. Aunque no hay nada malo en que lloriquee por este motivo, es mejor no introducir cambios bruscos en los vizslas a menos que sea necesario.

No reciben la cantidad de ejercicio que necesitan

Los vizslas son perros de caza con una constitución atlética. Almacenan una gran cantidad de energía dentro de sus cuerpos y necesitan un ejercicio todos los días. Puedes llevar a tu perro a dar largos paseos, o a un terreno seguro donde pueda correr como quiera para sentirse bien.

Si notas que está más inquieto de lo habitual y que acude a la puerta todo el tiempo, probablemente necesite ejercicio.

Se ha lesionado o tiene un problema de salud

Como los vizslas son muy activos, suelen lesionarse con frecuencia. En esos casos, lloran y gimen incontroladamente. Si el lloriqueo se debe a una lesión accidental, puede identificarlo observando estos signos. Si su perro cojea, se lame las patas o el lugar donde se ha hecho daño, o mantiene una pata levantada incluso cuando está sentado, tiene que tratarse de una lesión.

En caso de que no veas ninguno de los signos mencionados, tu vizsla puede estar lloriqueando debido a un malestar causado por una condición de salud subyacente. Aquí es cuando debes llevarlo al veterinario cuanto antes.

Cómo puede evitar que su vizsla lloriquee

Ahora que conoces las distintas razones por las que lloriquea con frecuencia, aquí tienes algunas de las formas de cómo conseguir que un vizsla deje de lloriquear.

Proporciónele un entrenamiento adecuado para que sea obediente

Desde que son cachorros, es importante dar a los vizslas un adiestramiento básico de obediencia para que, como perros adultos, te hagan caso. Dado que los vizslas son, por naturaleza, testarudos, le resultará difícil adiestrar si esperas a que sea adulto.

Esta raza es fácil de adiestrar y, con un sistema de recompensas adecuado, puede hacer que el vizsla le escuche y deje de lloriquear. En caso de que su perro bien entrenado no deje de lloriquear incluso cuando se le dice que no lo haga, puede llevarlo a un chequeo regular con el veterinario sólo para asegurarse de que no hay nada malo.

Deje que haga ejercicio regularmente

El ejercicio ayuda a mantener a un vizsla activo, sano y feliz. Al ser una raza muy activa, los vizslas necesitan hacer ejercicio para liberar la enorme cantidad de energía que tienen almacenada en su cuerpo. Puede contratar a un adiestrador si no tiene tiempo para sacar a su perro de paseo.

Sin el ejercicio adecuado y las actividades al aire libre, es probable que su vizsla lloriquee incontroladamente porque se siente inactivo y aletargado mientras espera una oportunidad para liberar su energía.

Conclusión

El vizsla, una de las razas de perro más queridas, es una gran mascota si se atiende adecuadamente a sus necesidades, especialmente en lo que respecta al ejercicio regular e intenso. ¿Cómo conseguir que un vizsla deje de lloriquear? Empiece por tratar de averiguar la razón que hay detrás de ese comportamiento y, a continuación, siga los métodos mencionados para tratar de detener los lloriqueos.