Los perros suelen ser propensos a las infestaciones de garrapatas debido a su sangre cálida y su constate contacto con el suelo. Las garrapatas suelen proliferar rápidamente, por lo cual es crucial removerlas apenas las veas.

Cómo quitar una garrapata de manera segura

Para esta tarea necesitaremos pinzas, una gaza y yodo.

Identifica el ángulo en el cual la garrapata está adherida. Luego, con las pinzas tan pegadas como sea posible a la piel, tira hacia atrás en ese mismo ángulo. Hazlo lentamente, para evitar que la cabeza se quede dentro de la piel de tu mascota.

Una vez que se hayan removido todas las posibles garrapatas, deberás limpiar todas las heridas dejadas por estas. Utilizando una gaza empapada en yodo unge generosamente en todas las mordidas.

Todas las garrapatas que hayas extraído deben ser eliminadas, algunos prefieren fuego, otros las pisan y otros las descartan por el inodoro. Sea cual sea tu preferencia, asegúrate de que se hayan ido para no volver. De lo contrario volverán a pegarse.

Por qué son peligrosas las garrapatas

Siempre se dice que las garrapatas son peligrosas, pero muchos desconocen el por qué o que enfermedades pueden transmitir. Lo que es interesante es que estos peligros no son exclusivos de los perros, ya que también pueden afectar a los humanos.

Qué son las garrapatas

Son parásitos externos que se adhieren a la piel con sus filosos dientes. Una vez que se afirman a la piel, empiezan a inyectar saliva y succionar sangre. Al igual que los mosquitos, su saliva es anticoagulante y es la culpable de la transmisión de enfermedades.

Qué enfermedades pueden transmitir las garrapatas

Antes de enumerarlas hay destacar que no todas las garrapatas transmiten enfermedades, y que las que si transmiten solo transmiten una enfermedad. Esto depende principalmente del origen de la garrapata y su especie.

Tanto la Fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, como la Fiebre por garrapatas de Colorado, son exclusivas de Estados Unidos. La Enfermedad de Lyme y la Tularemia, por otra parte, son típicas en América del Norte, Europa y Asia, siendo su foco principal el hemisferio norte.

Todas estas enfermedades pueden ser mortales para humanos y perros si no se las detecta y diagnostica a tiempo. Requieren tratamiento médico lo más urgente posible.

Cómo saber si mi perro padece alguna enfermedad transmitida por garrapatas

Para detectar enfermedades transmitidas por las garrapatas, luego de encontrar alguna, hay que estar atento a alguno de los siguientes sintomas:

  • Fiebre.
  • Diarrea.
  • Dificultad para moverse.
  • Dolor al moverse.
  • Decaimiento.

También una infestación severa de garrapatas podría causar anemia. Si de repente encuentras que tu perro tiene demasiadas garrapatas deberías consultar al veterinario. Él te ayudará a descartar o tratar esta afección.

Cómo evitar las garrapatas

Productos para prevenir las garrapatas

Existen diversos productos tópicos, es decir, que se aplican sobre la piel del animal, o pastillas que ayudan con la erradicación de estos parásitos. Aunque no impiden que la garrapata se suba, una vez que haya mordido al perro, se secará y se caerá sola en menos de 24 hs.

Remedios caseros contra garrapatas

Hay una gran variedad de aceites esenciales e infusiones que pueden aplicarse sobre el pelaje de nuestros perros. Se pueden utilizar alguna de las siguientes mezclas para que actúen como repelente de garrapatas:

  • Té de manzanilla: hierve 1 puñado de manzanilla en 1 taza de agua.
  • Té de cítricos: en medio litro de agua agrega 2 cítricos. Una vez que hierva déjalo 1 minuto y apaga el fuego.
  • Té de eucaliptus: por cada medio litro de agua añade 3 hojas de eucalipto y hiérvelo.
  • Aceite de romero: agrega romero seco en aceite de oliva y déjalo reposar en un lugar oscuro al menos 1 semana.
  • Aceite de lavanda: mezcla flores secas de lavanda con aceite de almendras y caliéntalo a fuego lento por 2 o 3 horas.
  • Aceite de almendras: procesa almendras hasta obtener una pasta, deja reposar y el aceite se separará de los sólidos.
  • Aceite de limón: separa la cáscara del limón, solo la parte amarilla, en un recipiente con tapa añade aceite de oliva y las cascarás. Luego cocina esta mezcla en su recipiente a baño maría por 3 horas y déjalo reposar 1 día.
  • Aceite de canela: coloca 3 o 4 barras de canela en un frasco de aceite de oliva y ponlo al resguardo de la luz. Después de 20 días de reposo estará listo.
  • Vinagre de manzana: mezcla vinagre y agua a partes iguales para evitar irritaciones.

Con la ayuda de un pulverizador o paño humedecido, aplica generosamente la mezcla seleccionada. Recuerda que si utilizarás aceites esenciales estos deben diluirse en agua primero.

Revisiones habituales

La frecuencia de las revisiones debería estar definida por las actividades del perro. Por ejemplo, después de un paseo en el parque, donde puede contagiarse fácilmente. Siempre que nuestro perro haya estado expuesto a la hierba alta o echado en el pasto, se recomienda hacer una verificación.

Las zonas que las garrapatas suelen frecuentar son el cuello y bajo las orejas. Dado que son las zonas que el perro no alcanza con la boca y además son las más cálidas, esto los hace los puntos más importantes a revisar.