La mayoría de las enfermedades que los humanos sufren también las pueden padecer los animales de misma manera: tal es el caso de la fiebre.

Si bien la fiebre es fácil de diagnosticar con un termómetro, detectar sin tener uno es la parte difícil. No obstante, en casi todos los casos, viene acompañada de otros síntomas muy visibles que ayudarán en esta situación.

¿Cuál es la temperatura normal de un perro?

La temperatura regular de un perro varía por edad.

Generalmente un cachorro ronda los 39°C, mientras que un adulto sano se mantiene en los 38°C. Se estima que si un perro supera los 39,7°C es porque tiene fiebre; es más, si supera los 41°C entonces se habla de una fiebre seria.

Para tomarle la temperatura a tu mascota, necesitarás un termómetro especializado para vía rectal. No te preocupes, estos termómetros no representan ninguna molestia para el animal, por lo que no tendrás ningún problema al usarlo.

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene fiebre?

El termómetro es el método predilecto para determinar una fiebre, pero hay otros síntomas que también indican una posible temperatura alta. Tanto signos físicos como anímicos pueden vincularse a la fiebre, por lo que no está de más conocerlos.

Nariz Reseca

https://images.unsplash.com/photo-1585248317452-74f600c851a9?ixlib=rb-1.2.1&ixid=MnwxMjA3fDB8MHxzZWFyY2h8OHx8ZG9nJTIwbm9zZXxlbnwwfHwwfHw%3D&auto=format&fit=crop&w=500&q=60

Cuando un perro tiene la nariz seca o agrietada por mucho tiempo, significa que está deshidratado.

Ésta falta de líquidos puede ser causada por muchas cosas, y una de ellas es la fiebre. Sin embargo, no hay que saltar a conclusiones precipitadamente. La nariz de una mascota tiende a resecarse de un minuto al otro por razones triviales, por lo que hay que tomar nota de su duración.

La nariz es unos de los órganos más importantes para los perros y afecta la manera en la que experimentan el mundo. Por ello, mantenerla en buen estado es una prioridad entre los dueños de perros.

Pérdida del apetito

Instintivamente, los perros dejan de comer cuándo están enfermos.

Por más extraño que nos parezca este comportamiento, es muy frecuente en el mundo animal. El perro destina la energía que usaría para digerir comida en pelear, en este caso, la fiebre que adolece.

Desafortunadamente, si su estado no mejora, entonces no comer se vuelve un síntoma que acrecienta la gravedad de la fiebre. Un perro con el estómago vacío jamás se recupera.

Respiración irregular

Ya que los gatos y los perros no pueden sudar, jadean para nivelar su temperatura a costo de deshidratarse.

Al respirar más rápido, los animales aceleran la circulación de su sangre para enfriar su cuerpo. Para su desgracia, este método acelera la deshidratación, cansa a tu mascota e incremente su pulso cardíaco.

Si bien el jadeo es una solución natural ante el calor, el jadeo prolongado solo hará más daño que bien.

Cansancio

https://images.unsplash.com/photo-1606103920295-9a091573f160?ixlib=rb-1.2.1&ixid=MnwxMjA3fDB8MHxwaG90by1wYWdlfHx8fGVufDB8fHx8&auto=format&fit=crop&w=870&q=80

Este es un síntoma que nace a partir de los malestares que provocan las fiebres y muchas otras enfermedades.

No es sorpresa que una mascota que jadea constantemente, come menos de lo habitual y le falta agua esté cansado. Es por ello que un perro letárgico es común luego de unos días de tener fiebre.

Diarrea y vómitos

La fiebre suele darse debido a una infección bacteriana, por lo que los perros son muy susceptibles a tener fiebre por ingerir un componente o planta tóxica por error.

Los perros babean, mastican y tragan cualquier cosa que les dé curiosidad, algo que a veces puede llegar a ser un problema. Cuando un perro ingiere un objeto venenoso, su estómago es el primer órgano afectado.

Esto significa que el sistema digestivo no puede procesar alimentos apropiadamente y, por ende, resulta en vómitos y diarrea por un tiempo. Tal malestar, por suerte, no debería de durar mucho tiempo.

Escalofríos

El cuerpo posee muchos mecanismos de defensa ante un malestar: los escalofríos son una reacción muy común en casos de fiebre. Cuándo un perro siente mucho frío, sus músculos se contraerán y relajarán en un pestañear para generar calor.

Si tu mascota tiene escalofríos en temperaturas no muy bajas, significa que no puede regular su temperatura correctamente. Si bien la pirexia es una de las posibles causas, también puede ser ansiedad, articulaciones dañadas o enfermedades, como la rabia.

¿Qué hago si mi perro tiene fiebre?

La mejor cura de un perro enfermo es un veterinario. No obstante, hay algunas técnicas que puedes emplear para que a tu querido amigo le sea mas leve la fiebre.

Refresca su cuerpo

Debido a que los perros no sudan, es recomendable usar toallas húmedas para refrescarlos. Los mejores lugares para pasarle una toalla mojada (o directamente echar agua) son sus patas, detrás de sus orejas y su barriga.

¡Jamás uses paracetamol!

Este es un error muy común en cuidadores inexpertos.

Ibuprofeno y paracetamol, entre otros medicamentos, poseen una solución específica que solo funciona en humanos. Dicha solución no solamente no funciona para perros, sino que los puede intoxicar.

Por ello, a no ser que anteriormente se le haya recetado a tu perro, jamás uses medicina pensada para humanos. ¡Podrías empeorar la situación!

Mantén a tu perro hidratado

https://images.unsplash.com/photo-1541887796712-054f4b0f8e5d?ixlib=rb-1.2.1&ixid=MnwxMjA3fDB8MHxwaG90by1wYWdlfHx8fGVufDB8fHx8&auto=format&fit=crop&w=870&q=80

Puede sonar repetitivo, pero es necesario hacer énfasis en el consumo de agua, especialmente si tu mascota está enferma. Un perro con hipertermia e hiperventilado nunca podrá restablecer su temperatura corporal a menos que esté bien hidratado.

Ahora bien, esto no significa que haya que obligarlo a tomar agua forzadamente: más estrés tendrá el efecto opuesto. Basta con darle un pequeño empujón con snacks, felicitaciones o caricias para que tome agua con mayor frecuencia.

Cómo saber si tu perro tiene fiebre depende de una sola herramienta: un termómetro.

Los termómetros digitales son los mejores aliados que un cuidador preocupado puede tener. Si bien hay muchos síntomas de fiebre, medir la temperatura corporal es la mejor manera de comprobar un caso de fiebre. ¡Tu perro te lo agradecerá!