Los huesos tienen un papel importante en todos los vertebrados, ya que son vitales para el sistema óseo y la base estructural. Pero el número de huesos puede variar en función de la longitud de la cola del perro.

¿Cuántos huesos tiene un perro?

Los perros tienen entre 319 y 321 huesos en su cuerpo, dependiendo de la longitud de su cola. Los perros con una cola más larga probablemente tengan dos huesos más. Este número de huesos no varía en función del tamaño del animal. Todos tienen los mismos, desde los cachorros pequeños hasta los perros enormes como los daneses.

Los perros también tienen más huesos que los humanos, lo que les permite moverse de formas que los humanos no suelen hacer. Esto tiene sentido, ya que los perros tienen cuatro patas y cuatro piernas. Esto les ayuda a soportar su peso y a proteger los órganos vitales.

Los huesos también ayudan a los músculos durante su carrera, saltando en muchas direcciones. Además, sus huesos de los hombros no están conectados con una clavícula como los de los humanos, lo que permite una mayor movilidad para caminar y saltar a gusto del cachorro.

La anatomía de las mascotas también comparte muchas similitudes, independientemente de la raza o el tamaño: los pies compactos y el hecho de caminar de puntillas son los más notables. Las patas delanteras flexibles y unidas al cuerpo con un solo músculo son también muy comunes. Sus patas traseras también son más rígidas y contienen una babilla que une el fémur, la tibia y la rótula.

Secciones del esqueleto del perro

Aunque los cachorros tienen muchas similitudes, todas las razas de perros tienen más diferencias en su anatomía que cualquier otro animal. Se considera que el esqueleto de un perro se divide en tres secciones: axial, apendicular y visceral. 

  • Sección axial: incluye la columna vertebral, el cuello, la cabeza, el esternón y las costillas.
  • Sección apendicular: La parte inferior del cuerpo, incluidas las piernas y los pies, componen esta sección.
  • Sección visceral: incluye los huesos pequeños, por ejemplo los del oído interno.

La importancia del calcio y las vitaminas

Cuanto más sanos estén los huesos de un perro, mejor será su calidad de vida, incluso en la tercera edad. Ciertas vitaminas son imprescindibles para ayudar a crecer y mantener una buena salud, la alimentación que se les da desde la etapa de cachorros es muy importante.

El calcio para la formación de los huesos y la vitamina D son las más cruciales para ayudar a sus cuerpos a absorber y formar el colágeno que los huesos en crecimiento necesitan para funcionar bien. La vitamina C también refuerza el sistema inmunitario para combatir y repeler los gérmenes que pueda contraer el perro.

Las proteínas, el magnesio y la vitamina K también son necesarios para que los huesos crezcan fuertes. El ejercicio también ayuda a mantenerse fuerte. Todos los perros necesitan salir a pasear y participar en sesiones de juego activo a diario.

Asegurarse de que el perro recibe sus vitaminas y proteínas a través de la comida también es crucial. Hay que evitar los suplementos a menos que los recomiende el veterinario. Los suplementos funcionan correctamente en la mayoría de los casos, pero pueden tener algunos efectos secundarios si el perro los consume en exceso.

El veterinario debe pedir un análisis de sangre para determinar el nivel de calcio del perro antes de recomendar cualquier tipo de suplemento. Un exceso de calcio puede provocar, por ejemplo, anomalías óseas y otros efectos no deseados.

Problemas de salud ósea

Los perros pueden desarrollar problemas con sus huesos, como cualquier otro vertebrado. Desde fracturas hasta deformidades, pasando por tumores y artritis, especialmente durante la vejez. Los síntomas más comunes de esto son que los perros no quieren hacer las actividades que solían hacer, lloran cuando se les toca o parecen cansados todo el día.

Panosteitis

La panosteitis es una inflamación en la superficie de los huesos largos. También se conoce como "dolor de huesos largos" o "dolores de crecimiento", y a menudo se produce en más de un hueso al mismo tiempo, provocando una lesión por "desplazamiento" que va de un hueso o pata a otro. El dolor asociado a ella puede aliviarse con varios tipos de analgésicos.

Osteocondrosis

La osteocondrosis se conoce como la separación del cartílago de un hueso de la articulación. Esta separación puede ser muy variada e implica el desprendimiento completo del cartílago en los casos más extremos. Una dieta adecuada sin mucho calcio puede ayudar a prevenirla. Preguntar al veterinario sobre la mejor alimentación para un perro es siempre imprescindible.

Osteodistrofia hipertrófica

La osteodistrofia hipertrófica es una inflamación de las placas de crecimiento de los huesos largos. Provoca hinchazón y dolor en las articulaciones, lo que provoca fiebre y una notable pérdida de apetito. Es autolimitada en la mayoría de los perros, lo que significa que no deja daños permanentes.

Otros cachorros que sufren daños permanentes, resultan con patas deformadas. Existen tratamientos y medicamentos que pueden ayudar a aliviar los dolores asociados, suprimiendo la inflamación de los huesos.

Displasia de cadera

La displasia de cadera es una formación incorrecta de las articulaciones de la cadera. Cuando el hueso del perro crece, tanto la cabeza del fémur como el acetábulo (también llamado cavidad) deben crecer a la misma velocidad. Cuando esto no sucede, el perro recibirá un diagnóstico de displasia de cadera.

Los síntomas más comunes son la incapacidad para caminar y la dificultad para pasar de estar tumbado a estar de pie. Hay varias opciones para tratarla, dependiendo de su gravedad. Algunas mascotas pueden ser tratadas con medicación, mientras que otras requerirán cirugía para solucionarlo.

Osteocondrosis disecante

La osteocondrosis disecante es un defecto en la superficie lisa del cartílago dentro de una o más articulaciones. Suele afectar a la articulación del hombro, el codo, la cadera o la rodilla, y puede curarse con reposo estricto y restricción de la actividad durante largos periodos. En la mayoría de los casos, un trozo de cartílago se desprende y flota en la articulación.

Esto provoca dolor al perro, que puede variar desde un dolor leve e intermitente hasta un dolor intenso e incesante. Se requiere una intervención quirúrgica para eliminar el trozo de cartílago flotante.

Conclusión

Si un dueño se pregunta alguna vez cuántos huesos tiene un perro, es importante señalar que, independientemente del tamaño o la raza del perro, todos tienen entre 319 y 321. Lo que varía entre tener 2 huesos más o menos depende del tamaño de su cola.

La importancia de una alimentación sana, junto con el calcio y las vitaminas puede ayudar al perro a conseguir unos huesos fuertes y una vida mejor. El exceso de calcio y otros suplementos podría traer algunos problemas de salud, por lo que se aconseja consultar a un veterinario antes.