Nacido en diciembre de 2011, el perro más pequeño de la historia era una chihuahua hembra, que pesaba alrededor de medio kilo y medía apenas 9,65 cm.