Lo creas o no, en realidad tenemos una brújula interna. Cuando damos la vuelta antes de aliviarnos, intentamos orientarnos según el campo magnético de la Tierra. Preferimos hacer nuestras necesidades mirando al norte o al sur.