¿Los perros pueden ser retrasados de alguna forma similar a los humanos? Es bastante complejo, pero el cerebro es un órgano como cualquier otro, por lo que puede sufrir enfermedades. Estas afecciones son similares a las humanas, pero con algunas pequeñas diferencias. Busca cambios de comportamiento para comprobar si tu perro tiene una discapacidad.

¿Los perros pueden ser retrasados?

Algunos propietarios notan que su perro aprende más lentamente, o tarda más en aprender ciertas cosas en comparación con otros compañeros. Esto, en realidad no significa nada. Las mascotas tienen una curva de aprendizaje diferente, y si una necesita más tiempo no es necesario porque tenga un retraso mental.

Se sabe que los perros pueden sufrir enfermedades del mundo humano, como depresión, psicosis o ansiedad.

Trastornos mentales en los perros

Los perros pueden sufrir diferentes trastornos que afectan a su vida diaria, a su entorno y a su capacidad de aprendizaje. Estos problemas no son fáciles de notar y sólo pueden ser detectados por los dueños que se preocupan por vigilar a su cachorro.

En algunos casos, estas afecciones pueden reducir drásticamente la vida útil si no se abordan en el momento oportuno. Dado que la mayoría de los síntomas son realmente discretos, es vital estar muy atento si su perro tiene un cambio de comportamiento extremo.

Ansiedad por separación

Los perros son leales y excelentes compañeros, por lo que no les gusta estar solos durante mucho tiempo. Este trastorno se provoca cuando el dueño se va de casa (no importa realmente por cuánto tiempo), causando pánico y emociones alteradas.

Lleva a la destrucción de los muebles, atacar las puertas y las paredes, intentos de escapar y otros comportamientos agresivos dentro de la casa.

Fobias al ruido

Este trastorno afecta al sentido del oído, desencadenado por sonidos específicos que asustan al animal. Se trata sobre todo de sonidos agudos y fuertes, como fuegos artificiales, tormentas y explosiones.

Depresión

La depresión en cachorros es ligeramente diferente a la de los humanos, pero los síntomas son casi los mismos. Observar el comportamiento de tu perro es la forma más sencilla de notar si algo va mal. Si no estás seguro, puedes hacer que lo revise un veterinario.

Si su mascota duerme más de lo habitual, parece cansada y aletargada, tiene menos hambre o incluso tiene pérdida de pelo, significa que su perro puede estar sufriendo una depresión. Las mascotas no son suicidas, pero la tristeza puede provocar la muerte (en algunos casos). Lleva al animal a evitar las comidas y el agua, provocándole la muerte.

Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

No sólo es muy común en los humanos, sino también en los perros. Suele ocurrir después de un acontecimiento que afecta gravemente al cachorro, provocando el TEPT. Los intentos de fuga, la agresividad y los escalofríos son los síntomas más comunes.

Además, tiene una solución bastante sencilla: basta con acudir al veterinario para que te recete unos medicamentos para calmar a tu perro.

¿Qué hacer si mi perro tiene una enfermedad mental?

Después de detectar y estar completamente seguro de que su perro tiene algún tipo de condición o trastorno mental, hay algunas cosas que puede hacer.

  • Sé comprensivo: muestra afecto y cariño a tu perro como lo harías con cualquier otro cachorro. Puede que sufra un trastorno, pero sigue necesitando un dueño comprensivo.
  • Ponerse en contacto con el veterinario: dependiendo del tipo de trastorno que sufra su mascota, es posible que quiera que lo revise un veterinario. Algunos medicamentos o tranquilizantes pueden ayudar a tratar el problema y reducir los síntomas.
  • Haz cambios de rutina: si notas que tu perro tiene necesidades especiales, puede ser necesario que realices algunos cambios de horario. Algunos cachorros necesitan más atención y tiempo que otros para afrontar el trastorno.

Ejercicios para perros con problemas mentales

Hay ejercicios que puedes realizar con tu perro para desarrollar sus habilidades, con el fin de gestionar su salud mental. Por ejemplo, los juegos de búsqueda.

Encontrar juguetes, huesos u objetos puede ayudar al perro a desarrollar sus habilidades mentales y olfativas. Puedes combinarlo con algunas órdenes básicas que pueden aprenderse a diario mediante rutinas.

Recuerde que no debe ejercitar en exceso a su perro, es mejor realizar sesiones cortas y constantes que una sesión larga a la semana. Además, recuerda que no debes tener grandes expectativas, y elogia sus pequeños aprendizajes con golosinas y mimos.

Conclusión

Algunos pueden parecer más lentos que otros, pero esto no significa necesariamente que sufran algún tipo de enfermedad mental. Es crucial vigilar sus comportamientos para entender si algún tipo de trastorno les está afectando, y qué pasos dar a continuación para ayudarles.