Algunos propietarios de perros creen erróneamente que sus shibas no pueden ser perros guardianes. Las razones son su aspecto inofensivo, su tamaño medio y su adaptabilidad a los entornos domésticos. A pesar de tener un aspecto adorable y unos modales amables, los shibas son también buenos perros guardianes.

Los shibas inu suelen ser mascotas familiares porque su función de compañía es maravillosa, lo que los convierte en los perros más populares de Japón. Esta raza se parece a un zorro y es muy inteligente, rápida y fuerte. Los shibas son también la cara de una famosa criptomoneda llamada Dogecoin.

¿Qué es un perro guardián?

Un perro guardián está entrenado para proteger a los dueños, casas, instalaciones y granjas de extraños, intrusos, amenazas y animales salvajes. Los perros guardianes pueden ser de tamaño grande o mediano. Deben estar alerta, ser vigilantes y tener buena vista para realizar la tarea de vigilancia de forma eficaz.

Si se detecta alguna actividad inusual, tienen que ladrar con fuerza para que la gente se dé cuenta de esta situación rápidamente. Los perros protectores nunca deben retroceder y se espera de ellos que hagan frente a situaciones conflictivas y difíciles.

La devoción, la lealtad, la intrepidez, la agilidad y la fuerza son características muy relevantes de los perros guardianes también.

Historia de los Shibas

Utilizada originalmente para la caza de aves y jabalíes, esta raza se remonta al siglo III antes de Cristo. En esa época solían moverse entre la maleza para ahuyentar a las presas. De este modo, los cazadores podían atraparlos fácilmente con redes o flechas.

Una teoría afirma que su nombre deriva de esta acción. "Shiba" en japonés significa "arbustos" o "matorrales", mientras que "Inu" se traduce como "perro".

Durante cientos de años, estos perros vivieron en las regiones rurales de Japón. No fue hasta el siglo XX cuando se dieron a conocer al resto del mundo. El Shiba Inu estuvo a punto de desaparecer al final de la Segunda Guerra Mundial debido a las duras condiciones en las que quedó Japón tras la guerra.

Afortunadamente, a partir de la década de 1960 se empezaron a establecer programas de cría para evitar su extinción. Hoy en día son muy apreciados no sólo en Japón, sino también en otros países como Australia y Estados Unidos.

Temperamento de los Shibas

Es un perro leal, devoto y atento con todos los miembros del hogar. Se lleva bien con los niños pequeños, siempre que se hayan criado juntos y sepan tratar correctamente a una mascota.

El respeto a su espacio es esencial para un Shiba Inu, ya que protegerá con celo sus juguetes, su comida y su territorio dentro de la casa.

Por otro lado, suelen ser bastante testarudos y, por tanto, difíciles de adiestrar. Su sentido de la independencia y su instinto territorial hacen que no siempre estén dispuestos a complacerle. Tendrá que ser paciente para adiestrarlos correctamente.

Por esta razón, no es buena idea adoptar un Shiba inu a personas inexpertas o con una personalidad demasiado permisiva.

Con los extraños, son bastante desconfiados y ariscos, por lo que son buenos protectores tanto de su familia como de su hogar. Su carácter dominante también puede llevarles a atacar a otros perros, especialmente si los machos no están castrados.

Rasgos físicos de los Shibas

El Shiba Inu tiene un cuerpo compacto, armonioso y musculoso. El cuello es relativamente corto y de un grosor considerable. La espalda es fuerte y poderosa, muy recta entre los hombros y la base de la cola.

El pecho es profundo y el vientre está bien recogido. Las patas son cortas y rectas, con los dedos de los pies muy juntos, similares a los de los gatos. La cola es gruesa y se lleva enroscada sobre la espalda.

El tamaño del cráneo está en proporción con el resto del cuerpo. Destaca la frente amplia, plana y ligeramente arrugada. Los ojos, que ofrecen una expresión de concentración y confianza, son triangulares y moderadamente profundos.

El hocico es redondo, no muy largo, y termina en una nariz oscura, mientras que las mandíbulas son de aspecto vigoroso. Las orejas son pequeñas y triangulares.

El pelaje del Shiba Inu es doble: un subpelo suave y abundante y un pelaje exterior liso y rígido. El pelaje suele ser más corto en la cara, las orejas y las patas, mientras que la cola crece bastante larga y con forma de cepillo.

Problemas de salud de los shibas

Los shibas suelen estar asociados a una enfermedad llamada quilotórax. Esta afección consiste en la acumulación de líquido en la zona intratorácica, que puede dar lugar a lesiones malignas y tumores cancerosos.

Otras enfermedades con alta incidencia en esta raza son la atrofia progresiva de la retina, el glaucoma y los ataques epilépticos. Por último, pueden verse afectados por luxaciones rotulianas de las rodillas y displasias de cadera. Ambas afecciones son hereditarias y pueden limitar gravemente su movilidad.

Conclusión

No tiene sentido hacerse la pregunta ¿los shibas son buenos perros guardianes?". Los shibas tienen lo necesario para ser un buen perro protector.

Su temperamento, sus rasgos físicos y otros rasgos son adecuados para cumplir este papel. Pueden proteger a sus dueños y ladrar cuando un intruso irrumpe en la casa o cuando ocurre algo extraño.

Sin embargo, el adiestramiento de un Shiba requiere mucho tiempo y esfuerzo, ya que esta raza puede ser testaruda e ignorar la autoridad del propietario. Por ello, será necesaria la ayuda de un profesional en función de la actitud de su mascota.