Los gusanos intestinales son algo impactante y asqueroso de presenciar por primera vez.

Si tu perro tiene lombrices blancas, lo primero que debes hacer es no preocuparte: estos parásitos son muy comunes en los perros. Contraerlos es fácil, pero extirparlos también lo es.

Tipos de gusanos intestinales

Hay varias vías de transmisión que van desde la ingesta de huéspedes del gusano hasta la herencia de lombrices en el nacimiento.

Nematodos

Estos gusanos son gruesos y redondos, y aparecen en la mayoría de los cachorros.

Los nematodos largos suelen contagiarse antes del parto o a través de la ingesta de heces, huéspedes y leche materna. Este parásito le provoca vómitos, diarrea y pérdida de peso a su portador.

Sin embargo, la variante redonda y pequeña (entre 0,5 a 2 mm) resulta ser la más peligrosa. Esta puede contraerse a través de la ingesta de leche materna o de larvas.

Ya que la lombriz puede succionar enormes cantidades de sangre, el portador sufrirá diarrea hemorrágica, anemia, adelgazamiento y dolores. La buena noticia es que su forma y tamaño los hacen muy fáciles de distinguir y, por ende, tratar.

Tricúridos

Los gusanos látigo o tricúridos son parásitos de 3 a 5 cm que consume la sangre de su huésped.

Esta variante del nematodo posee una característica forma de látigo (grueso en la mitad frontal y delgado en la mitad trasera). Ronda los intestinos y estómago del perro hasta encontrar mucosa en la cual engancharse, alimentarse y reproducirse.

Si tan solo un perro ha contraído este parásito, todos los perros de la zona pueden ser próximos huéspedes: puede vivir años en la intemperie. Comúnmente se encuentra en las heces de infectados, agua y comida desperdiciada.

Tal como los nematodos redondos, puede provocar anemia, dolores abdominales, diarrea hemorrágica y pérdida de peso.

Cestodos

El gusano plano, conocido como tenia o cestodo, es uno de los parásitos más comunes e inofensivos que hay.

Este gusano puede llegar a medir hasta 2 m y está seccionado en pequeñas cápsulas planas. A pesar de su gran tamaño, este parásito es, en la mayoría de los casos, inofensivo. Muchísimas personas y animales contraen cestodos durante toda su vida sin nunca darse cuenta.

Dependiendo de la variante, los cestodos se contraen de distintas maneras. La ingesta de carne cruda y pulgas y garrapatas son la vía de transmisión más frecuente.

Si bien es raro, el gusano plano puede causar molestias intestinales que concluyen en diarrea, vómitos y pérdida de peso.

Anquilostomas

Los nefastos gusanos ganchudos acarrean una muy mala reputación: provocan grandes daños en el intestino delgado del perro.

A pesar de que la mayoría de los gusanos intestinales no provocan síntomas graves, este parásito si debería preocuparte. Miden entre 12 a 30 mm y poseen una cápsula bucal dentada que les permite arraigarse a las paredes intestinales de su huésped.

Debido a sus dientes, suelen producir varios síntomas bastante desagradables. Anemia progresiva, deshidratación, diarrea sangrienta, hemorragia intestinal y mala circulación sanguínea, entre otros.

Si tu perro tiene fiebre, significa que los gusanos se están esparciendo por el cuerpo de tu perro en busca de otro órgano. Es raro, pero puede llegar a ocasionar incluso fallas en otros órganos tales como los pulmones o el páncreas.

Este conjunto de síntomas puede llegar a ser letal. Si encuentras parásitos y tu perro sufre bastantes síntomas vinculados a la pérdida de sangre, es menester que visites un veterinario.

Giardia y Coccidios

A pesar de que estos parásitos no son visibles para el ojo humano, siguen siendo molestias a tener en cuenta.

Las [giardias](https://www.zooplus.es/magazine/perros/salud-del-perro-y-cuidados/giardia-en-perros#:~:text=Las giardias son parásitos intestinales,el intestino delgado del perro.) son pequeños parásitos que se transmiten de igual manera que los tricúridos. La diferencia de este es que solo presenta síntomas en cachorros y perros con sistema inmunológico débil.

Regularmente, el perro afectado tendrá heces y gases muy malolientes junto a pérdida de peso y, raramente, diarrea sanguinolenta.

Paralelamente, los coccidios son otro tipo de parásitos que afectan a la misma población perruna y solamente pueden ser vistos a través de un microscopio.

Esta especie ocasiona los mismos síntomas que los nematodos, agregándole diarrea con sangre o mucosa. También se contraen como las giardias: a través de heces infestadas, agua o comida echada a perder.

Cabe destacar que algunos parásitos pueden contraerse en humanos también, mientras que otros no. Por ejemplo, un perro puede transmitirle a su dueño cestodos, pero no coccidios.

Además, si bien la mayoría los gusanos intestinales jamás causan síntomas, cualquier gusano puede ser letal si forma una colonia dentro de tu mascota.

¿Cómo hago para quitarle a mi perro lombrices blancas?

 

Ahora que sabes con certeza si tu perro tiene lombrices blancas, ya podemos pasar al proceso de desparasitación.

Desparasitantes naturales

Increíblemente, hay muchas plantas, frutas y verduras que hacen maravillas a la hora de combatir una infestación intestinal.

El mejor remedio casero contra los gusanos son las semillas de calabaza crudas pulverizadas. Estas semillas están compuestas por alcaloides que purgan cualquier alimaña dentro de los intestinos. Se tiene que administrar una cucharada por cada 4,5 kg que pese tu perro

Otra solución práctica es el ajo. Al igual que la calabaza, contiene alcaloides que eliminan las lombrices blancas que tu perro tenga. No obstante, el ajo, en grandes cantidades, puede intoxicar a tu mascota. Jamás debe comer más de dos dientes.

Para casos más graves, el nogal negro resulta ser muy efectivo, pero desagradable para tu mascota. El extracto de esta planta es excepcional para erradicar bacterias y parásitos bajo la premisa de irritar el estómago de tu perro.

Si se da la dosis incorrecta, el nogal negro puede llegar a ser tóxico.

Antiparasitarios recetados

Si nada te ha servido hasta ahora, es hora de que consultes con un médico para evaluar qué antiparasitarios administrarle a tu perro.

Pese a que hay muchas maneras de administrar antiparasitarios, el método más eficaz siempre serán pastillas comprimidas. Esto se debe a que las pastillas actúan directamente en el intestino y erradican completamente a las lombrices.

Por más conocimiento que tengas en el área, nunca compres un medicamento para tu mascota sin prescripción médica. Un medicamento mal elegido, o una dosis mal administrada, puede empeorar la salud de tu mascota enormemente.

Recuerda que las lombrices en los perros serán una cuestión menor siempre y cuando te mantengas atento a los síntomas. ¡No dudes en llevarlo a una consulta ante cualquier comportamiento extraño!