A veces los perros tienen comportamientos que no se explican fácilmente, o que no se pueden entender de forma sencilla. Los cachorros pueden ponerse agresivos cuando ven que su dueño se va, y empiezan a atacar los muebles. Es natural preguntarse ¿por qué mi perro ataca la puerta cuando me voy? luego de ver los arañazos en ella.

¿Por qué mi perro ataca la puerta cuando me voy?

Estas son algunas de las razones que explican la hiperactividad del perro.

Agresión territorial

Los perros son leales, protectores y territoriales. Es normal que protejan su lugar. Ladrarán, gruñirán e incluso atacarán para proteger su territorio. Este caso se da cuando notan que un extraño está cerca, provocando ansiedad o miedo, intentando que el intruso se vaya.

Si el visitante se queda en lo que el perro llama su territorio, puede volverse más agresivo y más peligroso según el caso.

Las exhibiciones territoriales pueden ocurrir no sólo en la casa (ventanas, puertas, coches) sino también en el exterior, ya que los perros reclaman rápidamente su territorio. La prevención física como las correas o las vallas puede aumentar la agresividad del animal.

Ansiedad por separación

Algunos perros están acostumbrados a estar solos, pero lo cierto es que la mayoría de los cachorros domésticos quieren a su dueño y no les gusta que los dejen solos. Cuando se sienten solos, tienden a volverse destructivos o perturbadores defecando, orinando, ladrando o atacando los muebles.

Si nota que su perro se pone ansioso o nervioso cuando está a punto de salir de casa, es un indicio de que sufre ansiedad por separación. Es importante tratar este problema, ya que puede derivar en intentos de fuga, destrucción del hogar o autolesiones del perro.

Frustración/agresión de barrera

Los perros desarrollan frustración cuando están cerca de algo que quieren alcanzar. Esto es provocado por cualquier tipo de valla, puerta, barrera, estar dentro de un coche, o correas. Los resultados más comunes de esto son ladridos, embestidas y aumento de la agresividad.

También es fácil de diagnosticar y solucionar esta frustración. Los cachorros que son muy amistosos con los demás y les encanta socializar son los más propensos a sufrirla. Otros quieren conocer a nuevos compañeros, pero la ansiedad y el hecho de llevar correa pueden provocarlo, ya que no les permite actuar como un perro.

Cómo evitarlo

https://images.unsplash.com/photo-1509474228233-23df6083dea6?ixlib=rb-1.2.1&q=85&fm=jpg&crop=entropy&cs=srgb

Hay muchas formas de evitar que se produzcan estos comportamientos y de enseñar a tu perro a comportarse correctamente.

Rutinas predecibles

Una de las formas más fáciles de mantener a su perro tranquilo es estableciendo rutinas predecibles. Saber cuándo va a estar su dueño fuera, cuándo va a llegar a casa, la hora de jugar, etc., les ayuda a estar preparados.

Programar el juego con juguetes, las siestas o el tiempo en el patio durante el tiempo que esté fuera puede resultar útil.

Clases de adiestramiento

Muchos profesionales ofrecen clases de adiestramiento para ayudar a tu perro a afrontar y superar este tipo de situaciones. También puedes optar por conseguir algunos libros de adiestramiento y hacerlo tú mismo, pero no es tan bueno ni recomendable como el adiestramiento profesional.

Dar atención a su perro

No todo es cuestión de cómo mantener a tu perro tranquilo cuando estás fuera. Asegúrate de darle a tu mascota el cariño que se merece cuando estás en casa. Juega, haz ejercicio, acarícialo o acarícialo para asegurarte de que se lo pasa bien.

Puedes establecer rutinas diarias para ello, y todo este esfuerzo físico cansará a tu perro, reduciendo las posibilidades de que sea hiperactivo cuando no estés en casa.

Proporcione un lugar relajante

A veces, tener un lugar o sitio agradable para relajarse ayudará mucho a tu perro. Un pequeño colchón o una cama servirán. Ellos lo detectan como una zona segura para acomodarse mientras usted está fuera. Atraerlo o intentar que se meta en este lugar requerirá práctica, y es importante no forzarlo.

Fomentar la independencia

Es fundamental no fomentar el comportamiento pegajoso, ya que no ayudará en absoluto al adiestramiento. Enséñale a estar en su habitación o lugar cuando estés en casa, manteniéndose fuera de su línea de visión durante un tiempo y haciendo de las suyas cuando vuelvas.

Esto no significa que no puedas querer a tu perro en absoluto, es importante limitar un poco las emociones. No le castigues si no se ha podido comportar mientras estabas fuera.

Supervisión y vigilancia

Aunque no es posible para todos, si tienes una cámara dentro de tu casa podrás supervisar el comportamiento de tu perro mientras estás fuera. Podrás comprobar cada vez que tu perro empiece a atacar la puerta o cualquier otro mueble, y qué es lo que lo provoca.

Medicación

Cuando el adiestramiento y el estado de salud fallan, puedes intentar concertar una visita al veterinario. A veces, tu perro tendrá que tomar medicamentos como antidepresivos o pastillas para prevenir los trastornos de ansiedad y pánico. Aunque son completamente seguros, asegúrate de que el veterinario te los ha recetado y de que le estás dando la dosis adecuada.

Los suplementos y los collares apaciguadores de feromonas son otras opciones que tu perro puede tomar para aliviar su entrenamiento o conducta.

Conclusión

Cuando los dueños se preguntan "¿por qué mi perro ataca la puerta cuando me voy?", es fundamental saber que hay muchos factores que influyen. Desde la ansiedad hasta el miedo, los perros pueden ponerse muy agresivos o tristes cuando no reciben el amor o la atención que creen que necesitan.

Mediante el adiestramiento y la práctica diligente, podrá conseguir que su perro esté más tranquilo mientras no esté en casa, asegurándose de que siga pasando un buen rato a solas.