Para nosotros es habitual ver a los bebés chuparse el dedo, incluso cuando crecen pueden chupar también sus juguetes favoritos. Sin embargo, cuando se trata de un perro que chupa una manta, la mayoría de nosotros no estamos familiarizados con este comportamiento.

¿Debo preocuparme? ¿Es raro? ¿Por qué lo hace? Pueden ser algunas de las preguntas que te hagas.

https://images.unsplash.com/photo-1592980395289-192b0e53f173?ixlib=rb-1.2.1&q=85&fm=jpg&crop=entropy&cs=srgb

El origen de la succión

Los cachorros vienen a este mundo solo con impulsos instintivos, lo suficiente para sobrevivir mientras crecen. Lo primero que intentarán será siempre buscar y succionar los pezones de la madre para obtener leche. Esto, además de alimentarlos, les hará crecer un sentimiento de seguridad y confort.

Por eso, cuando algo en el entorno moleste al cachorro, buscará mamar aunque no quede leche. Sabiamente, la madre empezará a negarse a amamantar para que sus cachorros sean más independientes. Aun así, en raras ocasiones, esto no ayuda de la manera que se supone.

Esto lleva al perro a buscar este tipo de protección en otros objetos, como juguetes blandos o mantas.

¿Es normal que un perro chupe las mantas?

Tiene las mismas implicaciones que en el caso de los humanos, recuerda el calor y el confort que sentían cuando tomaban la leche materna. Las causas pueden ser diversas, pero siempre significarán que tu perro busca la sensación de seguridad que le proporcionaba mamá.

Las mantas son las mejores candidatas para cumplir este papel. Son suaves, como la piel y el pelaje de la madre del perro.

Otras razones por las que un perro chupa las mantas

Ansiedad

Si este es el caso de tu perro, es posible que lo veas hacerlo después de alguna actividad o encuentro en particular. Esto significa que se siente muy ansioso por ello, y está tratando de calmarse. Intente prestar atención a lo que ocurre antes de que su perro comience a hacerlo, para identificar la causa.

Algunos perros, que sufren ansiedad por separación, hacen esto para conformarse mientras el dueño no está. Puede encontrar algunas señales de que su perro ha estado chupando las mantas a su regreso. Esto podría ser especialmente bueno para él si le ayuda a calmar la ansiedad.

Miedo

Puede ser causado por tormentas eléctricas, fuegos artificiales u otros ruidos fuertes. Varios perros temen algo, y buscarán refugio cuando estén asustados. Esto incluirá ocasionalmente chupar mantas, ya que funciona como un refugio mental para ellos.

Comportamiento obsesivo-compulsivo

Si tu perro tiene este y probablemente más comportamientos sin razón aparente, podría ser un caso de trastorno obsesivo-compulsivo.

Cada vez que tu perro empiece a chupar las mantas, lamer los pies, o a morder los muebles, llámalo, debería parar en ese momento. Caso contrario o si actúa como si no pudiera parar, el TOC es el culpable más probable.

Dentición

Cuando el cachorro empieza a cambiar sus dientes de leche, los que están creciendo le harán sentir una especie de picor. Esto le llevará a masticar y chupar mucho, para tratar de calmarlo. Puede ser su manta, sus juguetes, los muebles, incluso tú.

Puedes saber si este es el caso notando si tu perro quiere jugar más a menudo y su mordida es más fuerte. Esto es necesario para el cachorro, pero es importante que no dejes que haga daño a nadie durante este proceso. Anímale a jugar con juguetes en lugar de manos o pies humanos.

Destete precoz o problemático

El destete precoz podría significar que el perro nunca aprenderá a ser independiente, y siempre buscará el consuelo que le proporcionó la lactancia. Así como otras aptitudes sociables enseñadas por la madre, haciéndolos más agresivos o inexpertos cuando intenten socializar.

Un destete problemático puede hacer que el perro, una vez que la madre se negó a dejarle de amamantar, empiece a buscar esa sensación chupando otras cosas. Esto puede ser causado por el miedo o la ansiedad debido al entorno en el momento en que la madre inició el destete.

Cuándo preocuparse por un perro que chupa las mantas

Este comportamiento no debe ser preocupante a menos que se convierta en algo destructivo o en una obsesión. Si notas que tu perro lo hace con más frecuencia o de forma más compulsiva, eso podría significar que necesita ayuda.

A pesar de ayudar a los perros a lidiar con el miedo, el estrés y la ansiedad, este comportamiento podría convertirse en una obsesión. Algo está preocupando a su perro, y no resolver la razón subyacente hará que lo haga cada vez más a menudo hasta que no pueda parar.

Cómo hacer que un perro deje de chupar las mantas

Cuando se convierte en algo preocupante, tienes que hacer algo con este comportamiento. Para solucionar el problema debes encontrar lo que lo desencadena, pero mientras lo averiguas, puedes probar lo siguiente:

Deja de fomentarlo

No le des a tu perro refuerzos positivos ni le des una manta, sabiendo que lo va a hacer. Si esto sucede, intenta premiarlo una vez que se detenga, o llama su atención hacia ti, entonces, dale una golosina.

La idea principal de esto es que el perro sepa que puede contar contigo. La segunda es que asocie el no chupar las mantas con recompensas.

Dele otras cosas para jugar

Darle juguetes o huesos para masticar también puede ayudar a disuadir de chupar las mantas. Es importante que cuando veas que lo intenta, en lugar de dejarlo, le des el juguete. Todavía necesita lidiar con el estrés, y darle otra cosa para calmarse le ayudará.

Adiestramiento para "dejarlo"

Puedes enseñar a tu perro a dejar lo que está haciendo y hacer otra cosa en su lugar.

Para ello, necesitas una manta y golosinas. Dale al perro la manta, si intenta chuparla, dile que "lo deje", quítale la manta y dale una golosina. Repite esto hasta que tu perro espere golosinas por no prestar atención a la manta, y poco a poco deja de darle golosinas.

Reduzca la causa

Nada ayudaría a su perro si no puede reducir las circunstancias que están causando este comportamiento. Si haces que tu perro deje de chupar las mantas, pero no reduces lo que lo está causando, podría volver a hacerlo después de un tiempo. Incluso peor, puede desarrollar otro TOC que puede ser más destructivo.

Por eso, lo más importante es identificar lo que lo está provocando. Una vez reconocido, evitar la actividad o reducir el número de veces que se realiza. Por otro lado, si se trata de ruidos fuertes, una música relajante que tape otros sonidos ayudaría.