¿Por qué mi perro echa espuma por la boca?

Siempre que aparece espuma en un animal, la gente piensa que la causa es la rabia. Aunque no es falso, esa no es la causa principal de la espuma. Es clave saber por qué tu perro echa espuma por la boca antes de tratarlo.

Vamos a repasar las razones más comunes de la formación de espuma. Algunas son triviales, mientras que otras son más graves. Sin embargo, todas ellas deben ser tratadas.

¿Es realmente espuma?

La espuma y el babeo son similares entre sí, pero, afortunadamente para nosotros, son fáciles de diferenciar.

Baba

El babeo aparece como gotas de lágrimas muy largas sobre la boca de su perro, especialmente en su costado.

Un exceso de saliva creará estas gotas de lágrimas debido a lo acuosa que es, al igual que el moco acuoso. Por lo tanto, la saliva saldrá rápidamente de la boca para ser sustituida por otra gota y tendrá un aspecto de agua con pocas burbujas.

Espuma

Si la baba tiene un aspecto similar al agua clara, la espuma tiene la apariencia del agua jabonosa.

La espuma le hará pensar que su perro ha comido jabón. Su boca generará saliva burbujeante y tendrá un color blanco distintivo. Es esencialmente saliva que no se ha tragado.

9 razones por las que tu perro echa espuma por la boca

La espuma no aparece por sí sola: es un síntoma de una enfermedad o condición que tiene tu mascota. El jadeo intenso, la irritación del glande salival, la enfermedad y la deshidratación son las razones más frecuentes por las que tu perro echa espuma.

A pesar de ello, la mayoría de las veces no indica una amenaza grave para la salud.

1. Ejercicio

La sed se acumula durante el ejercicio, y si la sesión se prolonga demasiado, la saliva no puede tragarse correctamente.

Al igual que los humanos, los perros, cuando tienen sed, intentarán preservar la humedad de su boca no engullendo sus líquidos. Esta es una respuesta del cuerpo a los bajos niveles de líquidos. Se trata de un efecto secundario normal de los juegos, pero un exceso de espuma indica que su mascota se ha esforzado demasiado.

Cuando esto ocurre, debe descansar y beber agua. De lo contrario, podría jadear más y, por tanto, tener más espuma en la boca.

2. Dificultad para tragar

Cuando los perros tienen un cuerpo extraño atascado en la garganta, su cuerpo salivará para deshacerse de él.

Como nuestras mascotas son incapaces de beber la cantidad de líquido que están generando, la espuma aparecerá en sus bocas. El objeto extraño hará que su perro jadee más y, por tanto, creará más espuma que antes.

En este caso, tendrás que comprobar si puedes sacar el objeto tú mismo. Si no es así, visita a un veterinario.

3. Estrés y ansiedad

Los animales también se estresan y se ponen ansiosos, pero sufren síntomas más fuertes que nosotros.

Un perro estresado se muestra inquieto y jadea más. Este comportamiento hace que, como reacción en cadena, acumule espuma en su boca. Esto es algo común entre los perros que sufren ansiedad por separación.

Como solución, calma a tu mascota y hazle entender que estás ahí para él.

4. Deshidratación e insolación

Los perros necesitan beber una cantidad fija de agua en función de su peso. Si tu perro pasa demasiado tiempo sin ingerir líquidos, empezará a hacer espuma.

Un perro sano es un perro hidratado. Si no hay suficientes líquidos en su cuerpo, empezarán a aparecer síntomas como no orinar, espuma y jadeo. Por ello, su perro debe beber siempre suficiente agua, ni mucha ni poca.

5. Problemas bucales

Cualquier molestia en la boca de nuestro perro acabará inevitablemente con un exceso de saliva y espuma.

El dolor dental, el síndrome braquicéfalo, las lesiones bucales y el dolor de garganta son los culpables más usuales de la espuma.

Un perro que quiere evitar el dolor mantendrá la boca abierta y la lengua colgando para no tocar la zona afectada. Esto hará que la mascota salive más y jadee en exceso, por lo que la espuma está presente.

La misma lógica se aplica a las razas de nariz corta: una obstrucción en las vías respiratorias hace que el jadeo y el babeo sean más prominentes y, por lo tanto, que la espuma sea más probable.

6. Náuseas y sabores desagradables

Las náuseas hacen que la boca del perro se haga agua a la espera de vomitar. Paralelamente, el vómito libera una gran cantidad de líquido con un sabor horrible.

Un malestar estomacal dará lugar a un montón de síntomas, incluyendo náuseas e hipersalivación, que junto con el jadeo terminan en espuma. Sin embargo, la solución, la mayoría de las veces es el vómito.

Las cosas de mal sabor, como las plantas, el vómito y los medicamentos, suelen originar más espuma en la boca del perro. Los sabores picantes no son tan agradables para esta especie, por lo que salivarán para debilitar los sabores fuertes.

7. Convulsiones

Las convulsiones hacen que la garganta se cierre, lo que crea una presión en las glándulas salivales. Las glándulas producen entonces más saliva, y como la garganta está cerrada, la espuma se acumula.

Esta reacción no solo tiene lugar durante una convulsión, sino también antes de la misma, por lo que es posible predecir y tomar medidas para una convulsión de antemano. Especialmente aquellas que son propensas a sufrirlas

8. Intoxicación

El signo más revelador de un perro envenenado es la espuma.

La mayoría de los productos químicos y plantas tóxicas constan de ciertos componentes que son peligrosos para los animales y los humanos. Estos minerales dañan el sistema digestivo y hacen que el babeo sea excesivo, lo que suele ser la causa de la espuma.

Ten en cuenta que normalmente las flores y plantas más bonitas son las más tóxicas. Por ejemplo, las azaleas y los tulipanes son muy bonitas pero altamente letales.

9. La rabia

La rabia está en la última posición porque es lo último que podría tener tu mascota. A pesar de su popularidad, esta enfermedad es la menos común entre los perros.

La rabia es un virus muy grave que afecta al sistema nervioso de su huésped. Cuando el sistema nervioso se ve afectado, son frecuentes los espasmos espontáneos en las extremidades y la garganta. Como hemos visto en otros casos, la irritación de la garganta equivale a más saliva y acaba en mucha espuma.

Si sospecha que su perro tiene rabia, no lo trate usted mismo y llévelo enseguida al veterinario.

La formación de espuma es una respuesta usual a cualquier tipo de molestia sufrida en la boca, por lo que no es algo que deba preocuparle demasiado.

No obstante, si su mascota echa espuma durante más de una hora, es hora de tomar medidas y observar cómo y por qué su perro lo hace Su salud puede estar en peligro. Sea un dueño responsable.