Ladrar es para los perros lo que hablar es para los humanos. Una forma de comunicación, sólo que no entendemos (del todo) lo que nos quieren decir.

Imagina esta escena en tu cabeza: estás relajado en el sofá con tu teléfono y de repente tu perro empieza a ladrar. No encuentras ninguna razón para este comportamiento y empiezas a pensar, ¿mi perro está ladrando a la nada? ¿hay espíritus en esta habitación que yo no puedo ver pero él sí?

Respondamos a estas preguntas, para la segunda, la respuesta es (probablemente) no. A pesar de la creencia común de que los perros son capaces de ver criaturas sobrenaturales como fantasmas o espíritus, no hay evidencia científica de esto. Igualmente o eres libre de creerlo de todas maneras, ya que tampoco hay evidencia que lo niegue.

Lo que sí tiene evidencia y mucha es el hecho de que los perros tienen sentidos más desarrollados como el oído, la visión en la oscuridad y el olfato. Esto nos lleva a la primera pregunta, ¿mi perro ladra a la nada? Bueno, tú no oyes, ni ves, ni hueles nada, pero tu perro sí, así que la respuesta es no.

A pesar de que no percibimos nada, los perros fueron creados en primer lugar para avisarnos de posibles amenazas que no éramos capaces de percibir. Pero para entender cómo nuestros perros son capaces de hacer esto, y qué es lo que quieren comunicar, tenemos que profundizar un poco.

Sentidos aumentados

Acabamos de decir que los perros cuentan con mejores sentidos que los humanos, pero ¿en qué se diferencian los suyos de los nuestros? :

Audición

Los perros son capaces de oír ruidos agudos, su frecuencia auditiva va de 20Hz a 50000Hz, en comparación con el rango de los humanos que va de 20Hz a 20000Hz. Significa que su perro puede oír todo un mundo que usted no oye.

Esto se debe al pasado cazador de los perros, que necesitaban oír sonidos como el chirrido de un ratón o ruidos muy lejanos para rastrear su comida.

Esto se adapta bastante bien a los humanos. Mientras podemos pensar que hay una noche tranquila los perros son capaces de avisarnos si oyen algo que nosotros no podemos.

Así que la próxima vez que vea a su perro ladrar por nada, considere la posibilidad de que se trate de sonidos inaudibles.

Visión nocturna

¿Qué? ¿Visión nocturna? ¿Qué quiere decir? Nos referimos a que donde usted percibe un campo oscuro sin posibilidad de distinguir nada, su perro puede ver un montón de figuras moviéndose. Las cuales pueden ser consideradas como peligros o simplemente despertar su curiosidad.

Esta capacidad se debe a una capa reflectante situada detrás de su retina, llamada tapetum lucidum.

Esta capa hace que la luz recibida por el ojo rebote de nuevo en la retina por segunda vez. Aumentando así la cantidad de luz que recibe la retina, incluso en lugares oscuros.

Además, los perros también tienen muchos más bastones en la retina: células que detectan la luz y funcionan en entornos con poca luz.

Esto permite a los perros ver con solo una cuarta parte de la luz que necesitamos nosotros.

Súper sentido del olfato

Después de todas las cosas buenas hablamos de las capacidades sensoriales de los perros. Ésta es especialmente grande, ya que es la principal forma en que sienten el mundo que les rodea.

Tienen más de 220 millones de receptores olfativos en sus narices. Sabemos que no se trata de comparar, pero para ayudar a construir la idea, los humanos tienen alrededor de 5 millones de células receptivas olfativas.

Esto se debe a su anatomía, que da a los perros un lugar para todos esos receptores olfativos, pero la cosa no acaba ahí. También tenían una parte más grande de su cerebro dedicada a procesar el olor.

Por último, tienen un órgano especial llamado órgano vomeronasal, que detecta las feromonas, sustancias químicas que algunos animales utilizan para comunicarse.

Todas esas mejoras olfativas juntas son perfectas para que tu perro huela algo que ni siquiera podrías imaginar.

https://image.freepik.com/free-photo/short-haired-blonde-dog-sitting-front-barking_1194-1075.jpg

Ladridos comunicativos

Como decíamos antes, los perros se comunican a través de los ladridos, y cuanto más tiempo compartamos con nuestros perros, mejor identificaremos y entenderemos este lenguaje.

Seamos claros, los ladridos no son traducibles, pero el tono de los mismos puede darnos algunas pistas sobre lo que están tratando de decir.

Ladridos territoriales

Este ladrido sonará autoritario, agudo y fuerte, y significa que ese es su territorio. Se utiliza comúnmente cuando se percibe a otro perro o a un intruso, naturalmente porque los perros son muy territoriales.

Ladrido para llamar la atención

Ladrará de forma aguda y tratará de establecer contacto visual con usted. Esto significa claramente que quiere algo de usted o necesita algo que sólo usted puede darle.

Ladridos de aburrimiento o frustración

Este tipo de ladrido tiende a ser fuerte y compulsivo. Es porque su perro quiere escuchar su propia voz y se utiliza como una forma de aliviar el exceso de energía.

Ladridos de miedo

Cuando el ladrido se vuelve muy agudo y va acompañado de gemidos puede significar que su perro sufre de ansiedad por separación. Este comportamiento también puede ir acompañado de vueltas en circulo.

Ladridos sociales

Si su perro está lleno de alegría y comienza a ladrar, no se preocupe, los perros ladran socialmente como una forma de saludo y deben sonar felices y musicales. Es una manera de decir "me lo estoy pasando bien".

Otras razones para ladrar

Algunas razas como el Beagle, el Pastor Alemán, el Chihuahua, el Huntaway neozelandés, el Perro Pastor de las Islas Shetland y el Parson Russell Terrier están destinadas a ladrar.

Algunas razas pequeñas como el Chihuahua, el Caniche Toy, el Yorkshire y el Schnauzer miniatura ladran porque son conscientes de su tamaño. Como manera de mostrarse más intimidantes y fieros, ladran agresivamente para disuadir a otros seres de meterse con ellos.

Quizás la más preocupante de todas las razones por las que su perro ladra a la nada podría ser a causa de la demencia. Esta puede ser causada por la edad, si su perro es senior, o por una enfermedad cerebral, en cuyo caso debería pedir cita al veterinario para descartar esta posibilidad.

¿Hay alguna manera de detenerlo cuando se vuelve excesivo?

Sí. Y es bastante sencillo, sólo tienes que enseñarle a tu perro que permanecer callado y tranquilo es más gratificante que ladrar fuerte y compulsivamente.

Para conseguirlo, puedes darle alguna golosina cuando esté tranquilo. Si ya está ladrando puedes aplicar un "tranquilo" firme y conciso. Una vez que deje de ladrar recompénsalo de alguna manera hasta que asocie el silencio con premios.

Por último, podríamos añadir que esperar que un perro no ladre en absoluto no es sano para él. Es como si un niño no hablara nunca. Un perro sano se comunicará con nosotros cuando sea necesario para él.