Sacudir la cabeza es un comportamiento canino perfectamente normal, a menos que sea frecuente y dure demasiado tiempo. Podría haber un montón de razones para que su perro lo haga, y la sacudida constante seguramente significa que es hora de hacer una visita al veterinario.

Cuando preocuparse

Para un perro, sin dedos ni pulgares, sólo hay una forma de sacar algo de sus oídos: sacudir la cabeza. Cuando algo como el agua, la suciedad o un insecto se introduce en el canal auditivo, este movimiento es una buena manera de expulsarlo.

Pero, ¿Qué ocurre cuando este comportamiento se vuelve frecuente e intenso? Pues bien, aquí tienes una lista de posibles causas

Otitis Externa Canina

Si su perro tiene los oídos rojos, escuchas un crujido, estan hinchados y/o malolientes, es hora de visitar al veterinario.

Esto suele estar causado por los ácaros del oído, el agua atrapada y/u orejas descuidadas. La inflamación requiere tratamiento médico y no desaparecerá por sí sola. Si no se trata adecuadamente, empeorará y puede afectar a la audición del perro.

Además, es bueno mencionar que una vez que un perro tuvo otitis externa será susceptible de volver a tenerla.

Infección

Una de las razones más comunes por las que los perros sacuden la cabeza sin parar son las infecciones causadas por bacterias u hongos. Revisa el colgajo de la oreja, si encuentras enrojecimiento, hinchazón o secreción, puede ser una infección.

Aunque esto no es tan grave como una otitis, todavía puede empeorar y tomar el canal auditivo, así que no dejes que prospere, trátalo cuanto antes para evitar problemas peores.

Alergias

El picor causado por la alergia puede ser la causa de este comportamiento en su perro. Esta condición alérgica puede ser desencadenada por muchos agentes. Puede ser algo en la comida o en el ambiente, como el polen o las esporas de moho.

Si las sacudidas del perro van acompañadas de pérdida de pelo, picores en la piel, mordisqueo de las patas o roces en la cara, un veterinario puede ayudar a diagnosticar la alergia y decir si se trata de la comida o del entorno. Por último, hay que dar al perro una dieta o productos de cuidado especiales que reduzcan los síntomas alérgicos.

Vasculitis

En esta enfermedad, los vasos sanguíneos de las orejas se hinchan y pueden provocar la aparición de manchas rojas o moradas, costras en la piel, quistes de líquido, pérdida de pelo y picor.

En la mayoría de los casos de vasculitis se desconoce la causa. Sin embargo, a veces se debe a una respuesta anormal del sistema inmunitario. La mejor y única manera de saber qué hacer es consultar a su veterinario.

Hematomas

Esto puede ocurrir cuando se forma una bola de sangre entre la piel y el cartílago del colgajo de la oreja. Puede ir seguido de decoloración de la piel, sangrado e hinchazón.

Estos hematomas suelen ser auto causados por rascarse bruscamente o sacudir la cabeza, y es importante tratarlos rápidamente para evitar cualquier tipo de infección en la oreja. Este comportamiento es comúnmente causado por una condición subyacente, así que asegúrese de que cuando visite al veterinario para tratar el hematoma, el perro también reciba algunos estudios para averiguar el origen.

Traumatismos o daños

A veces los perritos pueden ser demasiado duros mientras juegan y eso les lleva a lesionarse. Esas lesiones pueden estar en las orejas y pueden ser graves.

Si notas algunos cambios de comportamiento como letargo, náuseas o dolor, agenda una consulta médica con urgencia.

https://image.freepik.com/free-photo/close-up-man-with-dog-clinic_23-2149143853.jpg

Algunas otras causas graves relacionadas con el movimiento de la cabeza

Hemos enumerado las causas más comunes para que un perro sacuda su cabeza, pero hay otras pocos razones que merecen ser mencionadas y pueden ser graves:

  • Objetos extraños en el canal auditivo.
  • Enfermedades inflamatorias.
  • Trastornos neurológicos.

Además, si su perro tiene problemas recurrentes en los oídos, se podrán hacer otros estudios para descartar una anatomía anormal o hipotiroidismo.

¿Puedo ayudar?

Siempre o puedes hacer. Es importante que conozcas a tu mascota para determinar cuando un comportamiento es normal o anormal. Nunca estará de más consultar con un especialista. Es mejor descartar enfermedades que dar las cosas por sentado.