Las arcadas son un reflejo común en los perros que podría ser causada por el exceso de saliva o moco. Si no desaparece tan rápido como parecía podría significar que algo más está pasando. Incluso podría ser un motivo de preocupación. Algunas de estas razones podrían ser

  • Objetos extraños.
  • Infección respiratoria.
  • Sinusitis o rinitis.
  • Parálisis laríngea.
  • Infestación por parásitos intestinales.
  • Colapso traqueal.

Todas ellas requerirán atención y cuidados médicos. Algunas son crónicas y no pueden curarse, y el perro debe permanecer bajo tratamiento permanente.

Razones para las arcadas del perro

Si su perro no puede dejar de náuseas seguramente tiene alguna afección subyacente. Vale la pena mencionar que, como todas las causas interfieren con el tracto respiratorio, puede incluir sibilancias y tos. Las causas más comunes de las arcadas crónicas son:

Objeto extraño en la garganta, el esófago o la boca

Los objetos diminutos, como juguetes y palos, pueden alojarse fácilmente en la parte posterior de la boca de su perro. Estos objetos también pueden entrar en el esófago y la garganta.

Infección respiratoria

La tos de las perreras, tipo de infección respiratoria, es la causa infecciosa más común de las arcadas del perro. Otras enfermedades infecciosas más graves también pueden causar arcadas, como la neumonía. Afortunadamente, existen tratamientos para estas y vacunas para prevenirlas.

Sinusitis o rinitis

La sinusitis y la rinitis podrían estar causando arcadas en su perro. Se trata de infecciones sinusales y nasales, respectivamente. Las causas típicas de estas incluyen dientes infectados o problemas con los conductos nasales. Cada condición necesitará un tratamiento médico diferente.

Parálisis laríngea

En esta afección, la laringe deja de cerrarse correctamente, permitiendo que algunos alimentos o líquidos accedan a las vías respiratorias. Esto puede ocurrir con especial frecuencia en los Labradores Retriever de más edad.

Infestación por parásitos intestinales

Las náuseas y la tos pueden ser una indicación de que su perro está sufriendo una infestación de lombrices. Los parásitos intestinales pueden migrar a los pulmones y luego infiltrarse en los capilares de los pulmones. Si este es el caso, verá gusanos en las cacas o en el vómito. Para evitarlo, se recomienda la desparasitación.

Colapso traqueal

La tráquea del perro está compuesta por un cartílago cerrado por una membrana flexible. Cuando este cartílago es demasiado débil, los anillos de apoyo que rodean la tráquea se colapsan. Algunas razas pequeñas como los chihuahuas o los pugs son propensos a esta afección y las arcadas solo empeoran las cosas.

Qué hacer cuando un perro tiene arcadas

El primer paso sería reconocer algunos otros síntomas. Si tu perro tiene arcadas a menudo o de forma compulsiva, comprueba si hay alguna secreción nasal, dificultades respiratorias, tos, letargo o fiebre.

En segundo lugar, si tiene la posibilidad, grabe un vídeo de las arcadas de su perro. Identifica si también tose antes o después de las arcadas.

Con todas las pruebas recogidas, llévalo al veterinario, lo más pronto posible desde que aparezcan los síntomas, ya que podría agravarse más adelante. Proporciona toda la información que puedas, hay muchas razones para ello, y algunas comparten síntomas. Cuanto mejor sea la descripción, más rápido será el diagnóstico.

No siempre el diagnóstico será fácil de hacer, a veces el veterinario requerirá primero análisis de sangre, radiografías y algunos otros estudios. Ten paciencia y mantente alerta ante cualquier nuevo síntoma que pueda aparecer.

Por último, si identificas que hay algo atascado en la boca o garganta de tu perro, no intentes retirarlo. Si no se hace con cuidado o se carece de herramientas que ayuden en el procedimiento, puede acabar haciéndole daño a él o él a usted. Deje siempre que el veterinario realice este tipo de trabajo.

Cómo prevenir las arcadas

Una vez que su perro haya tenido algún tipo de incidente que le haya provocado arcadas crónicas, será más propenso a volver a sufrirlas. Deshacerse de los juguetes pequeños o asegurarse de que no hay palos al alcance del perro es crucial.

Si es sensible a la sinusitis, la rinitis o las infecciones respiratorias, intenta evitar los espacios muy frecuentados por perros. Tener al perro dentro de casa cuando haga frío o durante la noche también ayudará. Y asegúrese de que el calendario de vacunación está al día.

Cuando un perro sufre un colapso traqueal, seguir el tratamiento y hacer revisiones veterinarias a menudo mantendrá la situación bajo control.

Por último, las revisiones periódicas, la desparasitación y el alejamiento de los objetos pequeños evitarán las arcadas crónicas de tu perro antes de que se produzcan.