No debes preocuparte por el hipo en absoluto. Se trata de una reacción común tanto para los humanos como para los perros. Vamos a hacer un avance de cómo y por qué le da hipo a tu perro para que estés tranquilo.

Las razones por las que tu perro tiene hipo

Los perros, al igual que los humanos, tienen un órgano llamado diafragma. Este órgano se encuentra en el estómago y permite la respiración mediante la contracción y relajación. Cuando el diafragma sufre un espasmo, el ciclo respiratorio se interrumpe y aparece el hipo.

Hay varias razones por las que esto sucede. Estas son las más comunes:

Comer o beber demasiado rápido

Cuando los perros comen o beben demasiado rápido, tragan aire por error. Este aire entra en el estómago en lugar de en los pulmones e irrita el diafragma, lo que provoca hipo y ruidos en la barriga. Para evitarlo, es importante enseñar a tu mascota a comer tranquilo.

Además, el diafragma también se irrita cuando come alimentos muy calientes o fríos. Tenlo en cuenta a la hora de preparar su comida.

El estrés

El estrés tiene muchos efectos, y uno de ellos es el aumento de los latidos del corazón. Puede elevarse hasta tal punto que se necesita jadear para inhalar más aire. Los perros no son ajenos a esta condición.

Su mascota respirará por el pecho en lugar de por el diafragma cuando esté estresada, lo que provoca la irritación del diafragma y, en consecuencia, el hipo.

Jadeo intenso

Después de largas sesiones de juego o cuando están demasiado excitados, los perros necesitan tiempo para descansar. Para recuperar el aliento, inhalarán por el pecho y entonces provocarán la misma reacción de estar estresados: diafragma irritado, hipo.

No obstante, el jadeo intenso junto con el hipo también puede deberse a otros motivos; por ejemplo, deshidratación del perro. Si su mascota jadea mucho, examine su comportamiento y esté atento a otros síntomas extraños.

Acidez de estómago

Siempre que los perros comen o beben algo con gas, parte de ese gas sube y hace que su esófago se altere.

Para contrarrestar este exceso de gas, el estómago del perro produce hipo para deshacerse de ese gas. Dado que los ardores de estómago son habituales, no considere la posibilidad de interrumpir el hipo. Es una reacción saludable y la forma más natural de combatir la acidez.

Medicina

Se sabe que las pastillas tienen efectos adversos detrás, así que no te sorprendas si tu perro tiene hipo después de tomar un medicamento. Es bastante normal.

Los medicamentos, como los antibióticos, los suplementos y los esteroides, pueden inducir dolores de estómago e irritación del diafragma. Sin embargo, los veterinarios que recetan estos medicamentos son conscientes de sus consecuencias. Saben lo que hacen, no te preocupes.

Cómo quitar el hipo

El hipo es una reacción común a un problema de salud leve. Pero si no desaparece al cabo de unos minutos, ¿cómo lo eliminamos?

Leche

La leche es bastante eficaz para reducir el flujo de ácido. ¿Por qué? La leche se compone de muchas proteínas. Entre ellas está la caseína, que disuelve los componentes químicos que suelen encontrarse en la comida picante y en las frutas y verduras ácidas.

Fricciones en el vientre

A veces, los perros necesitan un poco de frotamiento en el vientre para calmar su estómago.

Cuando hay hipo, los patrones de respiración se vuelven un desastre. De ahí que los frotamientos en el vientre relajen a su perro y hagan desaparecer la irritación del diafragma. Esto también es útil cuando su perro está inquieto, por ejemplo, cuando sufre de ansiedad por separación.

Distensión estomacal

Hay ciertos platos que pueden ayudar a un estómago irritado.

El pan, los cereales y el arroz son excelentes para combatir un malestar estomacal lleno de gases. Estas comidas se hinchan en el estómago y producen distensión estomacal. Esta reacción facilita la digestión de los gases y evita que el diafragma tenga espasmos.

Comer despacio

Si su perro come o bebe demasiado rápido, ya es hora de que le enseñe a ir más despacio.

Hay muchos cuencos, tanto para el agua como para la comida, que muestran ciertos patrones para reducir la rapidez con la que tu mascota puede comer. También puede enseñarle a comer a un ritmo más lento, por supuesto, utilizando elogios verbales y golosinas para fomentar hábitos alimenticios más saludables.

Agua

A pesar de la incredulidad general, beber agua es eficaz contra la acidez de estómago. Sin embargo, hay una condición: su perro debe beber agua después de comer. El agua ayuda al estómago a disolver los minerales ácidos, pero puede aumentar el valor ácido de una comida si se bebe mientras se come.

¿Cuándo debo preocuparme por el hipo de mi perro?

En general, el hipo no dura más de una hora. Si su perro sigue teniendo hipo después de eso, entonces sí, debe preocuparse.

El hipo no es una enfermedad, sino un síntoma. Cuando los perros tienen hipo durante horas, suele significar que hay una enfermedad que afecta al sistema digestivo. Las posibilidades son muchas, puede ser un leve sobreesfuerzo hasta una gastroenteritis.

Sin embargo, el hipo es siempre una amenaza para los perros que sufren problemas respiratorios y estómagos débiles. El hipo interrumpe los ciclos respiratorios, por lo que los perros con asma encontrarán problemas para respirar, mientras que en los estómagos débiles es una señal de alarma.

Observa atentamente el comportamiento de tu perro para evaluar si necesita ir al veterinario o no. La salud de tu mascota es un asunto delicado, así que no des largas cuando su vida puede estar en peligro.

Sé el dueño atento que tu perro se merece.