Los centros de acogida suelen aceptar a la mayoría de las mascotas sin ningún problema. Sin embargo, ¿se puede llevar una perra en celo a una perrera? Por supuesto, pero sólo si la residencia está preparada para estas situaciones. Al fin y al cabo, las mascotas requieren atención extra cuando llega la temporada.

¿Aceptan Las Perreras a Las Mascotas en Celo?

Internar a un perro en celo no es tan sencillo como parece. En primer lugar, la instalación debe disponer de habitaciones aisladas en las que alojar a su querida mascota. Además, la perrera debe estar preparada para que tanto los machos como las hembras estén cerca unos de otros.

Las hembras en celo producen un olor particular que es muy fácil de detectar para los machos. Esto hará que los perros se vuelvan locos por las hembras y alterará la serenidad del lugar. No obstante, si el centro de internamiento está acostumbrado a aceptar mascotas en celo, lo más probable es que tenga medidas para controlar la situación.

Por desgracia, las perreras más turbias dirán que alojan a perros en celo cuando se les pregunte. Por eso es esencial preguntar por qué y cómo se tratará a una mascota en celo antes de llevarla.

¿Se Puede llevar Una Perra en Celo a una perrera?

Siempre que el centro canino elegido esté dispuesto a aceptar perros en celo, sí, es posible hacerlo. No obstante, hay algunos detalles en los que hay que fijarse antes de mandar a una mascota en celo.

Cómo El Celo Afecta a Los Perros

Aunque el celo en los perros se asocia generalmente con actitudes agresivas, éste no es necesariamente el único síntoma. Los signos de los ciclos de celo son tanto conductuales como físicos. Sin embargo, algunas mascotas no sufren todos los síntomas.

Cada perro tiene su propia manera de afrontar la época de celo. Algunos actúan de forma más territorial mientras que otros reaccionan de forma más reservada. No obstante, la mayoría de las veces habrá un cambio en el comportamiento de la mascota. 

Este cambio, junto con otros factores, debe tenerse en cuenta antes de responder si se puede llevar una perra en celo a una perrera.

Las Ventajas de Las Perras

El personal de las residencias caninas está instruido en qué hacer cuando se trata de un perro en celo. De ahí que ubicar al suyo en una perrera sea una de las apuestas más seguras.

Una perrera trata activamente de mejorar la experiencia de un perro al tiempo que garantiza su seguridad.

Por ejemplo, a las mascotas en celo se les hace llevar bombachas sanitarias para que puedan socializar. Así, pueden jugar con sus compañeros sin preocuparse de encuentros indeseados.

Además, las perreras no aceptan perros que padezcan enfermedades contagiosas y limpian a las mascotas con regularidad. Aunque las posibilidades no son nulas, es casi imposible encontrarse con una mascota junto a una enfermedad desagradable.

Por último, al aposentar a una perra en celo se garantiza que ella no se aparee con los machos. Una buena perrera permanecerá atenta a sus ocupantes. Por lo tanto, habrá pocas o ninguna posibilidad de que las mascotas intimen peligrosamente.

Los Riesgos Que Conlleva

A pesar de que las residencias caninas están bien equipadas para cuidar a los perros, durante la estancia pueden surgir algunos problemas innatos a los periodos de celo.

El problema más evidente son las peleas. Las peleas son mucho más frecuentes cuando llega la época de celo; más aún si los perros que se pelean están en celo. Esto se debe a la actitud territorial que adoptan las mascotas durante este periodo.

El personal de la residencia, naturalmente, detendrá cualquier enfrentamiento de inmediato.

Un perro también se sentirá muy solo cuando se separe de su dueño. Que una mascota esté en celo no significa que no se preocupe por su dueño durante un tiempo.

La realidad es todo lo contrario. Las perras pueden incluso sufrir niveles extremos de ansiedad por separación, lo que hace que el embarque sea una experiencia horrible.

Llevar una perra a una perrera Durante Un Viaje

Si está planeando un viaje, la pregunta crucial que debe hacerse es si se puede llevar un perro una perra a una perrera durante el mismo.

La respuesta depende de cómo reaccione la mascota al separarse de su dueño. Algunos perros están bien sin la presencia de su dueño. En cambio, otros muestran muchos síntomas derivados de la ansiedad por separación.

En resumen, es imposible dejar a un perra si se comporta mal cuando su dueño no está presente: el personal de la perrera no podrá calmarla. Paralelamente, si la mascota se comporta pacíficamente, no habrá problemas en alojarla.

Sólo la persona que más sabe de la mascota, el dueño, puede decir si es buena idea llevar una perra a una perrera durante un viaje.

Preparación Para El Alojamiento

Por suerte para los propietarios, hay algunas medidas preventivas que se pueden tomar para que la estancia sea más cómoda para sus mascotas.

Pasee Con Regularidad

Un perro ejercitado es un perro tranquilo. Los paseos son ideales para las mascotas que tienen demasiada energía y no saben cómo liberarla.

Dado que los periodos de calor fomentan la actividad física de los perros, los paseos regulares les ayudan a mantenerse en forma mientras liberan toda esa energía. Es la solución perfecta.

Lleve Juguetes

Debido a lo estresante que puede resultar la experiencia para los perros, es imprescindible llevar juguetes u otros objetos que le gusten a la mascota.

Los perros en apuros suelen buscar consuelo en las personas y los objetos con los que están más familiarizados. Por ello, un juguete que pueda ayudarles cuando lo necesiten resultará muy útil. No es necesario que un perro sufra solo.

Además, otros objetos como un pañuelo o un collar también pueden ayudar. Estos objetos recordarán los momentos divertidos que los perros han pasado con sus dueños y los tranquilizarán gracias al olor que llevan.

Estoy Preocupado.¿Debería Castrar a Mi Perra?

Si no hay una respuesta definitiva a la pregunta principal, si se puede internar a una perra en celo, surge otra cuestión: si se debe esterilizar a la perra.

A pesar de que hay miles de expertos que opinan sobre este tema, aún no hay una respuesta clara. Que un propietario esterilice a su perra depende en gran medida del dueño y de cómo se sienta al respecto.

Muchas de las desventajas y cuestiones éticas del proceso harán que la esterilización parezca un pecado. Por otro lado, los beneficios de la esterilización de una mascota son demasiado buenos para perderlos, incluso para los propios perros. La decisión es difícil.

Dicho todo esto, si es imposible garantizar la seguridad de un perro mientras está internado, castrarlo es una opción viable.