Los tumores son una desgracia: y los tumores cerebrales son los peores. Tener a tu perro con esta enfermedad puede ser desgarrador.

No sabemos qué causa el surgimiento de los tumores cerebrales. Es una enfermedad poco común. Pero si tu perro es diagnosticado con ella te preguntarás ¿hay tratamiento? Y si no lo hay, ¿cuándo debo aplicar la eutanasia a mi perro?

Hay mucho que discutir y considerar sobre esto, permítanos comenzar.

Qué es un tumor cerebral para perros

Como cualquier otro tumor, se debe a una división celular anormal e irregular. Puede desarrollarse en el cráneo, en la meninge, en el propio cerebro, en los nervios craneales o en la hipófisis.

Aunque la razón principal por la que esto ocurre es incierta, existen posibles candidatos. Algunas hipótesis apuntan a toxinas ambientales o químicas, factores dietéticos, cuestiones genéticas y un sistema inmunitario débil.

Hay razas que parecen ser más propensas a desarrollar tumores cerebrales, como todas las de nariz corta o cara plana, como los Pugs. También, los perros con narices y cabezas largas, como los Collies. Y por último, algunas otras razas susceptibles a esto son los Golden Retriever, Dobermans y Terriers.

Diagnóstico de tumor cerebral en perros

Un tumor cerebral será probablemente agresivo y rápido, por eso hay que diagnosticarlo lo antes posible, para alargar la vida de nuestro perro.

Tenga en cuenta que estos síntomas no son para los tumores cerebrales exclusivamente, pero son la única manera de detectarlos. Por favor, consulte con su veterinario si su perro presenta 2 o más de los siguientes síntomas:

  • Cambios de comportamiento.
  • Disminución de la visión.
  • Jadeo.
  • Dificultad para tragar.
  • Depresión.
  • Debilidad y letargo.
  • Inclinación de la cabeza.
  • Pérdida de audición.
  • Aumento de los ladridos.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de equilibrio.
  • Convulsiones. Este el signo clínico temprano más común de un tumor cerebral.
  • Vómitos.
  • Pérdida de peso.

Si teme que su perro pueda ser candidato a un tumor cerebral, pregunte a su veterinario, él le hará algunos análisis de sangre que mostrarán si es el caso.

Tratamientos y expectativas de los tumores cerebrales

Si el tumor ha crecido de forma inadvertida, su perro necesitará un tratamiento de urgencia para detener las convulsiones y reducir la inflamación del cerebro. El estudio incluirá un catéter intravenoso para aplicar los medicamentos como anticonvulsivos y esteroides.

Con los síntomas bajo control, puede considerar:

La cirugía cerebral.

Este procedimiento intentará eliminar el tumor dentro del cerebro. No siempre es posible y probablemente será caro, además de que puede ser peligroso en sí mismo. Si es posible o no, lo decidirá un especialista en neurología.

Esta es probablemente la mejor opción cuando se acompaña de quimioterapia o radioterapia. Por sí sola, no cortará el origen del tumor.

Esto puede alargar la vida del perro hasta tres años.

Quimioterapia o radioterapia

La intención con esto es reducir el tumor tanto como sea posible. Consistirá en una irradiación cerebral diaria durante tres semanas, cinco días a la semana, que también incluirá anestesia. Por sí solo, este tratamiento podría añadir entre siete meses y dos años de vida.

Pero si se combina con otros tratamientos, es realmente esperanzador, aunque no es una solución definitiva.

Radiación estereotáxica

Es uno de los últimos avances en este campo. Consiste esencialmente una terapia de radiación, pero con más precisión en la zona de trabajo. Centrándose solo en el tumor y evitando posibles daños cerebrales.

También es más eficaz, lo que se traduce en menos sesiones. De una a tres en concreto. Por último, es bastante menos invasiva, por lo que no necesita anestesia.

Tratamiento médico

Consiste en la administración de algunos fármacos y esteroides para evitar el edema cerebral. De esta manera, se puede dar a su perro un poco de consuelo mientras pasa por esta enfermedad. De todos modos, por sí mismo, el tratamiento médico solo añadirá un par de meses a la vida útil.

Si se combinan los tres tratamientos posibles, o solo la radioterapia y el tratamiento médico, la esperanzada de vida podría ser de uno a dos años más. Si se añade la cirugía cerebral a todas estas opciones, seguramente se añadirán tres o más años.

Es importante tener en cuenta que ninguno de ellos curará probablemente a su perro por completo, y todos ellos son experimentales. Lo que significa que hay altas posibilidades de efectos secundarios.

Pronóstico de los tumores cerebrales

Incluso con todos los cuidados y tratamientos del mundo, el pronóstico no cambiará. En algún momento, el cerebro de su perro dejará de responder como debería.

Dado que un tumor cerebral provocará un deterioro del sistema nervioso, tienes que prepararte para decir adiós. Porque la opción más amable en este momento será la eutanasia.

Cómo saber cuándo aplicar la eutanasia

El tiempo para la eutanasia puede variar entre las afecciones. Por ejemplo, un perro con artritis sacrificado cuando deja de tener la voluntad de moverse debido al dolor.

En este caso hay que tener en cuenta:

  • Pérdida de peso preocupante.
  • Incontinencia.
  • Dolor sin importar el uso de analgésicos.
  • Falta de voluntad para comer, beber o moverse.
  • Convulsiones a pesar de los medicamentos anticonvulsivos.

Si se cumplen uno o varios de estos casos, es probable que su perro esté sufriendo demasiado.

Seguramente no es una decisión fácil de tomar. Pero lo último que le debe a su perro es hacer que su muerte sea cómoda. Asegúrate de que cuando llegue el momento, esté calentito, libre de estrés, y con mucho amor a su alrededor.

Seguro que has intentado lo mejor para él, y sin duda, le has dado una buena vida. Eso es todo lo que podemos hacer, dar lo mejor de nosotros mismos.